La protagonista Camila -interpretada por Paulina Moreno- es una estudiante de danza que tiene una vida amable. Es amada incondicionalmente por su madre (Luz Croxato) y adorada por su novio (Camilo Carmona) con el que está planeando irse a vivir. Al inicio del filme Camila se entera de que está embarazada, y mucho antes de que ella pueda digerir la noticia todo su entorno ya la está celebrando.

La película grafica muy bien cómo la maternidad se instala como un imperativo social. En este contexto nadie se pregunta si Camila desea ser madre o si tiene opciones. La protagonista se deja llevar por el entusiasmo de los suyos inercialmente, incómoda e insegura respecto a cuáles son sus propios sentimientos al respecto. Es en ese proceso, en el devenir interno de esta joven mujer frente a esta situación, que cambiará su vida y la dificultad de tomar una decisión al respecto, desde donde se instala la narración.