Carolina (23) y Luis (28) son una pareja joven que vive junto a su pequeña hija en una población del sector norte de Santiago. Ambos intentan juntar dinero para un subsidio habitacional. Un amigo de infancia de Luis, Camilo (26), es liberado de la cárcel y regresa al barrio a cobrar un dinero que este le debe. La amenaza terminará poniendo a prueba la confianza de esta joven familia.