El ciclo de vida en el desierto costero de Chile, representado por dos mujeres que habitan estos territorios con armonía y laborioso respeto. Ciclo que se ve amenazado por el progreso y el tiempo en la que María y Lidia son espejos de vida y muerte, de un cotidiano sencillo que aún resiste.