La cárcel de Isla de Pascua no tiene paredes ni torres de vigilancia. Esta podría ser la única cárcel del mundo que se maneja con las puertas abiertas y nunca se ha escapado un preso. ¿Dónde iría un fugitivo en la isla más remota del planeta? Pero todo cambiará con la construcción de un moderno recinto.