Joel vive prácticamente en su trabajo como cuidador nocturno en el edificio en donde vive Mari, su prima, con quien mantiene una relación basada en el sexo. En vísperas de año nuevo, Joel es despedido del trabajo y debe abandonar el que se había convertido en su refugio, para volver con su madre y su abuela, una anciana que padece Alzheimer.